× Estamos revisando la propiedad intelectual de las fotos de recetas; escríbenos a contacto

Ideas para San Valentín: cómo decorar la mesa (y mucho más...)

 
Leer Ideas para San Valentín: cómo decorar la mesa (y mucho más...)
http://www.zencancook.com

Este año se acabaron las flores y los corazones. Vamos a jugar con las texturas y temperaturas, a construir un espacio sugerente donde el secreto es despertar el apetito... y la curiosidad ;) 

  • Vajilla comestible: muchas frutas y verduras pueden transformarse (por una noche) en una evocadora salsera: una manzana, un mango, una naranja, un pimiento rojo... También podéis construir vasos de calabacín y nabo e incluso cuencos de pasta. ¡O de galleta! Lo importante es sorprender, crear una mezcla de texturas, colores y sabores donde todo es posible... Tan solo tenéis que vaciar las frutas y hortalizas que hayáis elegido y dejaros llevar por la imaginación...
  • Vasos y boles de hielo: la mezcla de temperaturas también resulta de lo más inspiradora. Podéis construiros vuestros propios vasos y boles de hielo y colocar dentro lo que más os apetezca: un cóctel exótico, una ensalada afrodisíaca... Es muy sencillo: tenéis que introducir el recipiente pequeño (ya sea vaso o bol) dentro del grande y lllenar ambos con agua. Poned una cinta adhesiva alrededor para evitar que el pequeño flote y metedlos en el congelador durante un par de horas. Cuando veáis que están bien congelados, ponedlos bajo un chorro de agua templada para despegarlos (con cuidado de que no se rompan). Quitáis el pequeño con muchísimo cuidado, después el grande... ¡y voilà! Placer gélido...    
  • Laberinto de sabores: podéis inventar rituales de degustación. Puede resultar muy excitante ir descubriendo nuevos sabores poco a poco. Lo mejor es que utilicéis platitos o cuencos pequeños en los que probéis combinaciones inéditas (contraste dulce-salado, frío-calor...) y maridéis cada una con un vino o cóctel diferente. Podéis ordenarlas de la más sutil a la más intensa y vendaros los ojos el uno al otro. En la oscuridad, los sentidos se multiplican...
  • Rejillas de queso: pueden funcionar como una deliciosa prisión que protege nuestras creaciones culinarias y nos incitan a descubrir lo que hay más allá...
  • Escalera de color: podéis utilizar colorantes naturales para potenciar los colores más intensos y crear nuevos matices. Es importantísimo que el juego comience con la vista y vaya despertando los demás sentidos...
  • Vitrales de caramelo: colocados sobre los postres pueden crear un juego de luces y sombras muy interesante. 

 

Otros artículos de interés


Recetas relacionadas


Sobre el blog

En el blog de RecetasyVinos.com escribimos sobre recetas, dietas, trucos culinarios, salud y curiosidades del mundo de la cocina.